Dixit

Reseñas seminarios 2017-2018

Nuevas presencias de la sexualidad

Fotografía: Juan Tchritter

A lo largo de los últimos 25 años aproximadamente se han hecho cada vez más presentes en el cuerpo social lo que llamamos “nuevas presencias de la sexualidad”: gays, lesbianas, travestis, transexuales, trans, bisexuales, intersex. Se trata de una presencia social y política de grupos de sujetos que reivindican sus derechos respecto de nuevas prácticas sociales, políticas y sexuales y que por esa vía defienden una “identidad”-aunque la cuestionen- específica como pueden ser los agrupamientos de géneros más diversos hoy nombrados colectivos LGTTBI. Se destaca la lucha del movimiento feminista que desde principio del siglo pasado viene luchando en pos de lograr la paridad de género.

Hay una proliferación de estudios teóricos, -que acompañan estas “nuevas presencias de la sexualidad”-, entre los cuales encontramos los estudios académicos de género-fundamentalmente feministas-, los gays and lesbians studies –corriente académica desarrollada en USA- y los teóricos queers.

Resulta importante descubrir que en gran medida todos ellos discuten con el psicoanálisis cuestionando el lugar que desde la teoría se le otorga a las mujeres como a gays, lesbianas, transexuales, travestis, bisexuales.

Durante el seminario participamos del debate con estos autores y revisamos los pilares fundamentales de la concepción de la sexualidad del psicoanálisis, tomando los hitos de construcción de estos conceptos en Freud y Lacan. Y a partir de allí construimos las herramientas conceptuales para abordar estas problemáticas.

Hoy el movimiento de mujeres a nivel mundial no hace más que subrayar la importancia de este debate.

En la actualidad, la familia tradicional está en cuestión, se han producido sinnúmero de modificaciones como familias ensambladas, familias homoparentales, hijos concebidos biológicamente con óvulos y/o esperma de ninguno de los padres biológicos. Se congelan óvulos y embriones, también se donan, etc.

Está más subrayado que en ninguna otra época la prevalencia de la cultura, del orden simbólico para moldear las subjetividades atropellando el orden biológico. Y se hace muy evidente que las posiciones sexuadas, los roles, las identidades, las elecciones de sexo no están determinadas por la biología.

Recorremos algunos hitos de la conceptualización del psicoanálisis para arribar a las fórmulas de la sexuación de Lacan que intentan sostener la afirmación “no hay relación sexual” que pueda escribirse, es decir, que pueda escribirse como saber.

Postulamos que para el psicoanálisis la diferencia de los sexos no es un dato de entrada, sino que es el resultado de un complejo proceso articulado alrededor de identificaciones, fijaciones de goces, del lazo con los otros y de la encarnación de los significantes en el cuerpo.

Trabajamos en Encore el tratamiento novedoso de la diferencia de los sexos, que propone Lacan planteada en términos de una diferencia entre goces: el goce totalmente fálico y el goce no totalmente fálico. Subrayando que a partir de estos desarrollos se abre al campo de la llamada clínica del goce.