Dixit

Reseñas seminarios 2017-2018

Breve reseña del curso Fundamentos del Psicoanálisis Lacaniano

Fotografía: Ariel Aguirre

Marzo/Abril 2017

El seminario sobre los Fundamentos del Psicoanálisis Lacaniano tendrá como eje un recorrido sobre el Seminario 11, como una manera de organizarnos para apelar a cierta didáctica en la trasmisión.

Dícese que el nombre original del Seminario era Los Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis, pero para la edición se tomó el título Los Cuatro Conceptos Fundamentales, título que no está errado ya que Lacan trabaja efectivamente cuatro temas del psicoanálisis a los que les da el estatuto de conceptos. (a esta altura de su enseñanza).

Lacan elige “conceptos”  porque el término ya representa un salto en relación a la palabra idea o pensamiento, nos da una cierta noción de un proceso de intelección del cual concepto es el resultado, porque tiene una propiedad que va más allá de la mera definición, es algo que nos permite operar, lo que es fundamental para nosotros en psicoanálisis, ya que ¿de qué nos servirían conceptos que no nos permitan operar?

Freud utilizó el término alemán: begriff, cuya etimología es agarrar. Lacan lo cita varias veces sin traducirlo, lo que nos da la pista de que importa la raíz etimológica.

Los cuatro conceptos serían nuestros cuatro grandes “agarres”, como metáfora de una operación mental con la que se agarra algo.

Si decimos fundamentales esto nos remite a los fundamentos, las bases, los cimientos, lo que sostiene toda la teoría y la praxis del psicoanálisis. El término alemán es grund, que es un término tomado de la edificación, porque es similar a base, soporte, pilar sobre el que se sostiene/agarra todo un edificio, en el mismo momento que comienza, por ello alude también a fundación/ fundante.

Porque los conceptos que trabajaremos, Lacan los toma del fundador del psicoanálisis, tal como Freud los plasmó: inconsciente, repetición, transferencia y pulsión. Lacan innovará sobre ellos, pero son freudianos, porque en tanto significantes vienen de Freud.

En 1964, Lacan los instala para plasmar la teoría ya que son los significantes particulares del psicoanálisis en tanto cuerpo teórico. Se trata del corpus teórico del psicoanálisis. Significantes que Lacan considerará como tales en tanto trazan un surco, cavan en lo Real.

La alusión está tomada del texto “Pulsiones y sus destinos”, donde Freud dice que la ciencia debe estar edificada, construida, sobre conceptos fundamentales, claros y definidos. Lo que nos dice Freud es que es necesario tener concepciones del orden de la idea desde el inicio aunque hayan sido resultados u obtenidos en articulación con una praxis, y algo clave a señalar: que no se tratan de meros hechos a clasificar, aquello que designa el concepto.

Es muy importante lo que éste designa porque Lacan ve allí la dimensión significante misma pero también advierte que el concepto es lo que se deduce de la práctica, que no puede no estar articulado a ella. Si digo pulsión, hay hechos observables en los distintos tipos clínicos, y cuando digo pulsión trieb, sé de qué estoy hablando, conceptualmente, en psicoanálisis.

Por otro lado, no dejaremos de aclarar que este seminario es un seminario bisagra en donde  hace un balance de los aportes teóricos de Freud y donde presenta a los conceptos freudianos sincrónicamente, tratándolos como estructurales y dinámicos, lo que queda demostrado en cómo los ordena en relación al método de exposición del seminario.

Lacan hará un corte, por un lado inconsciente y repetición y por otro, transferencia y pulsión.

No se entiende bien cada uno de los conceptos fundamentales, si no se lo articula con los otros, es decir, tienen un encadenamiento lógico.

En los dos primeros interroga lo que la experiencia de la estructura del lenguaje comanda, y en los segundos pone el acento de la energía libidinal, aunque los cuatro se encadenan en un rizo, a la vez que introduce algo fundamental: el problema del tiempo. Lacan revisa su conceptualización anterior o para ser más precisos, su trabajo sobre los conceptos de Freud. Por último cabe señalar que hay muchas temáticas importantes que se introducen en este seminario, por ejemplo la cuestión del deseo del analista, presentada en la terminología de la época o sea como la función del análisis didáctico, pero desplegada en el sentido lacaniano del término.

 

Contamos con una clase sobre “La Excomunión”, a cargo de una enseñante invitada, Silvia Migdalek.

Mitos y Obstáculos en el inicio de la práctica analítica

Estamos advertidos que muchas veces el trabajo del analista es incómodo; "no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos", dice Freud. Ahora, ¿en que se basa esa incomdodidad?, se basa en que lejos de tener un seguro como el psicoterapeuta que controla y pauta a priori lo que tiene y va a pasar en determinado tiempo, es decir, allana el terreno para despojarlo de lo que supone obstáculos, el analista los espera.